El juez de la Sala II del Tribunal de Juicio de Metán, Sebastián Fucho, en audiencia de juicio abreviado,  condenó a Ramiro Fernando Tapia, a la pena de un año de prisión de ejecución condicional, por ser autor del delito de abuso sexual simple. Es decir que no irá a la cárcel y quedará en libertad.

Se le impuso las siguientes reglas de conducta: fijar domicilio en el radio del Tribunal por el término de dos años; prohibición total de acercamiento a la menor víctima y a su grupo familiar por cualquier medio; abstenerse de abusar del consumo de bebidas alcohólicas y de sustancias estupefacientes. Si no cumpliera alguna de estas reglas de conducta, podría dejarse sin efecto la condicionalidad de la pena que se le impuso.

(Imagen ilustrativa)

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *