El sábado en el barrio Francisco Arias se suscitó una pelea entre algunos vecinos. Hubo personas golpeadas y heridas con arma blanca. Intervino la policía que utilizó balas de goma en el despeje. Demoraron a dos menores de 16 años, uno de ellos herido por otro vecino con un cuchillo en el cuello. También un joven de 18 años mostró las heridas que le habrían propinado los mismos atacantes en la zona y realizó la denuncia en la comisaría 50. Algunas familias expresaron sus quejas por la inacción de las autoridades para detener a quienes serían los agresores. Una mujer relata que teme por la vida de su hijo de 18 años que se recupera de un intento de homicidio y no encuentra respuesta para ponerle fin a este conflicto entre familias, de parte de los organismos de justicia intervinientes.
Según cuenta M. Alvarez de 37 años, su hijo recibió una puñalada el pasado 11 de febrero en una esquina antes de llegar a su casa. El ataque habría sido protagonizado por dos vecinos, uno de ellos menor de edad y otro a quien identifica como M. J. de 18 años. En esa ocasión el joven habría sido atendido en el Hospital zonal Dr Oscar H. Costas y luego trasladado al Hospital San Bernardo en Salta Capital. Después de haberse salvado de una herida grave, comenta que su hijo recibió una citación para asistir al Juzgado de la Dra Poma, en la ciudad de Metán, quien le habría explicado que los agresores tenían prohibición de acercamiento, aunque no le brindaron ninguna copia con el documento de esa disposición.
Este hecho estaría relacionado con lo sucedido el sábado, puesto que la mujer dice que alrededor de las 16hs. el padre de los atacantes de su hijo la habría amenazado de muerte al cruzarse con ella después de haber tirado ladrillazos a la casa de uno de sus amigos. Al dirigirse a realizar la denuncia la mujer dice que no le querían tomar la misma, el oficial ayudante de la comisaría 50 Mario Viscarra la habría atendido diciéndole que llame al auxiliar fiscal Savall Soto por teléfono. Al llamar le habría contestado otra mujer respondiendo que el funcionario no la podía atender. Después de esto recién le habrían permitido asentar la denuncia en la dependencia policial.
Alrededor de las 19,30hs su hijo A. A caminaba por el barrio acompañado por dos menores de 16 años y un joven de 18, C. Ovejero. Sostiene que en ese momento se acercó R. J, un hombre de alrededor de 50 años con un ladrillo. M. Alvarez dice que al verlo, le grita para detenerlo y entonces él la habría golpeado con un ladrillo en el brazo en el que tiene lesiones visibles. Al llevarse a su hijo, afirma que el hombre R. J. le dio un cuchillo a uno de sus hijos. Le habrían asestado entonces una puñalada al joven C. Ovejero. A otro menor de edad lo habría acuchillado M. R.
M. Alvarez realiza la última denuncia contra los integrantes de la familia J. luego del conflicto dejando asentado de forma textual que “durante una pelea los J. comenzaron a tirar ladrillazos por todos lados como así se encontraban armados con cuchillos siendo el tal R. J. quien alcanzó a darle con un ladrillo en el brazo a la denunciante”. Consta en la denuncia que “Solicitó ser examinada por el médico a fin de que se informe sobre las lesiones”, “ya que siente mucho dolor”. Expresó que: “Solicita a la autoridad competente que se adopte algún tipo de medida urgente en relación a los J. porque ya en horas de la tarde habría realizado denuncia por las amenazas que los mencionados hicieron en perjuicio de su hijo A. Alvarez la que luego cumplieron ya que por la tarde iniciaron una pelea donde su hijo resultó lesionado. Pide que se haga algo de una vez por todas antes de que tenga que lamentar alguna muerte, es todo cuanto denuncia”.
Hay denuncias contra J. R., J. F., M. R. y un menor de edad. También habría denuncias cruzadas, algunas efectuadas por la esposa y madre de las personas mencionadas. Algunas vecinas manifestaron sus quejas contra el accionar policial mencionando golpes a menores, incluyendo a los demorados y una de ellas dice que fue golpeada por uno de los efectivos en el pecho, mostrando las marcas. La madre de otro de los demorados de 16 años sostuvo que llamó a la policía para que la ayuden y lleven al hijo que estaba herido al hospital pero dice que “lo cargaron” llevándoselo demorado y a ella la habrían empujado. La mujer se desmayó afuera de la comisaría porque padece taquicardia, la ambulancia demoró en llegar y la tuvieron que trasladar sus hijas en motocicleta para que fuera asistida por personal médico.

La versión oficial de la Comisaria 50

En consulta con el Comisario Guzmán expresó que “aproximadamente a las 19.30hs a través de la División de Seguridad Urbana ingresa una llamada relacionada a un desorden en la vía pública en donde estarían participando 30 o 40 personas. Ante la magnitud de dicho evento es que se desplazan numerosos móviles dependientes- de la Comisaría 50- y de otras unidades especiales- Infantería- a fin de restablecer el orden. Llegan al lugar y constatan la presencia de bastante gente, se estaban agrediendo. Tratando de entablar algún tipo de diálogo o de calmar los ánimos de esa situación, hay gente que se ha resistido abiertamente tratando de agredir al personal policial así que se procede a la demora”. A raíz de ese procedimiento el funcionario aclaró que se estaban recibiendo las denuncias entrecruzadas entre los damnificados y personas lesionadas, dando conocimiento al fiscal y al Juzgado de menores.
Sostuvo que “las puertas de la dependencia están abiertas” para brindar el asesoramiento jurídico que corresponde ante la pregunta por el caso de una mujer que sostenía que una bala de goma le habría impactado en la espalda aunque afirmó no tener conocimiento del caso debido a que no hubo denuncia. Sobre el menor demorado y herido con arma blanca declaró que lo llevaron para que le hicieran la revisión médica.
“Muchas veces cuando el personal policial concurre a un determinado incidente, más de esta magnitud, no tenés conocimiento de si es que han denunciado, acá hasta el momento no tenemos denuncia relacionada, nosotros vamos a restablecer el orden. Hay personas que al ver la presencia policial tienen algún tipo de rechazo al personal uniformado”, expresó el comisario. Señaló que había muchísimas personas en estado de ebriedad, y según su punto de vista esto provoca hechos como los sucedidos. Remarcó que “lo urgente al producirse este tipo de incidentes es restablecer el orden”. Después los damnificados tendrán que venir, realizar las denuncias respectivas y nosotros les daremos el trámite administrativo y judicial que corresponde en la oportunidad”.
Los menores fueron liberados horas más tarde. El comisario mencionó que hubo además dos adultos detenidos.
(*Preservamos las identidades considerando que los hechos involucran a menores de edad y sus familias, en el marco de la ley 26061) 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *