Actualidad Género Justicia Provincia

Caso Luján Peñalva y Yanina Nuesch | Inconsistencias evidenciadas y la hipótesis de un crimen violento

Compartimos la nota de Nuevo Diario de Salta que estuvo cubriendo ayer el nuevo peritaje en el que se realizaba la reconstrucción mecánica del caso.

Tras la reconstrucción del momento de la muerte de Luján Peñalva y Yanina Nüesch que demandó 9 horas, la querella salió ayer más convencida de que las chicas fueron asesinadas y se las colgó para fraguar un suicidio.

“Han quedado evidenciadas muchas inconsistencias y todo lo que viene a reforzar la hipótesis del crimen violento y la colocación de los cuerpos ahí”, sostuvo el abogado de la querella, Pedro García Castiella.

Gustavo Peñalva, padre de Luján, dijo que el Centro de Investigaciones Judiciales (CIF) hizo un papel “un poco bochornoso” al tratar de poner en práctica su hipótesis de suicidio.

Los cuerpos de Luján, de 19 años, y Yanina, de 16, aparecieron el 16 de julio de 2012 con los cuellos atados a la misma soga, en un árbol en la finca Los Olmos, cerca del canal del río Ancho y del lado que colinda con el barrio San Carlos, donde residían.

El CIF concluyó que se habían suicidado y la justicia archivó la causa. Más tarde la jueza de Transición Mónica Mudski la reabrió a petición de los familiares de Luján. Especialistas de Estados Unidos que revisaron el caso a instancias de la familia llegaron a la conclusión de que se trató de un doble crimen.

Tanto García Castiella como Peñalva destacaron ayer la dificultad de llevar adelante la reconstrucción con los peritos oficiales. “Mi sensación es que más de una de las personas fue a defender su puesto. Sabíamos que iba a ocurrir esto con la gente del CIF que no iban a dar marcha atrás. Eso es un obstáculo para la justicia”, sostuvo el padre.

García Castiella recordó que “justamente por eso” la querella pedía que el trámite se llevara a cabo con peritos neutrales. El perito del CIF, Héctor Barboza, y la de la Policía, Jimena Núñez, “más que buscar la verdad ellos han ido a defender lo que han hecho”, sostuvo.

35 centimentros no hicieron diferencia

El abogado detalló que los peritos oficiales necesitaron agregar 70 cm a la soga de la que pendían las víctimas para tener 35cm en cada lado, y aún así no pudieron hacer que una chica ayude a la otra a colgarse.

Para la práctica dos policías mujeres hicieron el papel de Luján y Yanina. Pero desde abajo no pudieron meter sus cabezas en los ojales de la soga, ni aún sosteniéndose una sobre la otra. Para tratar de ajustar los hechos a su informe, el CIF argumentó que el árbol había crecido, y pidió añadir centímetros a la soga, pero ni aún así se pudo llevar a la práctica la versión oficial, lo que para la querella “es una inconsistencia gravísima”.

Además, y para el abogado querellante “lo más importante”, es que se demostró que “dispuesta la soga como estaba en dos muñones (del árbol) es imposible traccionar (una chica) a la otra. La soga no se mueve”.

El CIF afirmó en su informe que Luján traccionó a Yanina y luego ella aflojó su cuerpo para ahorcarse, dado que sus pies tocaban el piso. La prueba demostró que la soga no corre, por lo tanto no se puede traccionar un peso con otro.

Esta prueba tuvo una reconfirmación, dado que la fiscal de Transición María Inés Loyola cuestionó que no se hubiera usado la soga original, lo que la querella aceptó y se repitió la prueba pero “tampoco pudieron lograr que se mueva un milímetro”, con lo que “quedó descartada la hipótesis de izamiento de un cuerpo hacia otro”, sostuvo el abogado.

Añadió que si bien ahora los peritos (oficiales y los de la querella) deben presentar sus informes por separado, independientemente de eso los “querellantes vamos a formular las observaciones y las gravísimas inconsistencias” que vienen señalando públicamente.

“Hay mucho por hacer todavía”

También resta que declaren varios testigos ofrecidos por la querella, e investigar unas llamadas al servicio 911 “que nunca fueron investigadas. Hay muchas cosas por hacer todavía”, indicó.

Entre los testimonios, la querella pidió que declare el dueño de la finca Los Olmos. Es que por una fotografía área tomada por un medio gráfico el día del hallazgo de los cuerpos, se puede ver los rastros de un vehículo (aparentemente una camioneta) que atraviesa el sembrado de manera transversal y llega hasta el árbol donde estaban los cuerpos.

El finquero afirma que ningún empleado pudo hacer eso porque dañó el sembrado. Este hombre nunca declaró en la causa.

García Castiella destacó que en la misma foto se ve a los vehículos policiales que hicieron todo el operativo del lado del canal del río Ancho, e incluso sacaron los cuerpos por ese lado, el de más difícil acceso, porque hay que cruzar el canal, bastante profundo, y concluyó que este es “otro elemento que alimenta la hipótesis que los cuerpos fueron llevados ahí”.

La reconstrucción fue fotografiada y registrada por personal de Gendarmería Nacional, lo que fue destacado por Peñalva como un reaseguro frente a “algún tipo de problema” que pueda surgir en esta causa que ya lleva seis años.

Por la querella participaron de la reconstrucción la investigadora estadounidense Ninoska Martínez (otra, Marie Joe, no ingresó a la reconstrucción) y los licenciados en criminalística Carlos Párraga y Marcelo Ebber.

“Ante el grotesco me quise retirar”

Gustavo Peñalva, padre de la joven Luján Peñalva, relató a Nuevo Diario que en la medida de reconstrucción hubo un momento en que quiso retirarse, ante el grotesco de las policías que hacían los papeles de las víctimas tratando de colocarse la soga con la que la historia oficial dice que las chicas se suicidaron.

“Hicimos la prueba, la verdad es que arrojó lo que siempre decíamos nosotros, que es imposible que traccione cuando (la cuerda) está trabada con dos muñones en una rama”, afirmó.

Destacó en este sentido que el perito del CIF, Héctor Barboza, que en su informe dijo que el nudo era fácil de hacer, ayer no pudo hacerlo, y tampoco las policías.

El informe oficial también señala que las víctimas estaban limpias, sin embargo, las policías ayer se ensuciaron al tratar de enlazar la soga, y al llegar al lugar también. Es que es un lugar de mucha maleza y tierra, que rápidamente ensucia los calzados.

“Estamos bien plantados, bien firmes”, concluyó Gustavo Peñalva sobre la querella.

Fuente: Nuevo Diario de Salta

One Reply to “Caso Luján Peñalva y Yanina Nuesch | Inconsistencias evidenciadas y la hipótesis de un crimen violento

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *