Si bien en agosto pasado fueron sentenciados a cadena perpetua los policías por el asesinato de Solano, el cuerpo todavía no ha sido hallado.

El 5 de noviembre de 2011 Daniel Solano fue asesinado y su cuerpo desaparecido. El 3 de noviembre de 2018 se cumplieron ocho meses del fallecimiento de Gualberto Solano, padre de Daniel, quien murió buscando justicia.

Durante el fin de semana, en Choele Choel, hubo una serie de actividades en memoria de ambos fallecimientos: la restauración del mural frente a la Comisaría Octava, una olla popular en el acampe de la familia y la proyección del documental “Antón Pirulero”, entre ellas.

Hoy lunes en la misma ciudad harán una Misa en el predio conocido como “Arbolito de Daniel”, frente al Juzgado de General Roca, según informó el Diario de Río Negro. En ese lugar hay un acampe en el que se exige que también se juzgue a los cómplices políticos, judiciales y empresariales.

Recordemos que el 1 de agosto pasado, “la justicia rionegrina dictó un fallo ejemplar condenando a cadena perpetua a los 7 policías asesinos de Daniel pero aún no se encuentran en prisión. Por eso creemos que nuestro pedido de justicia se renueva y que nuestra presencia en las calles sigue siendo necesaria”, dijeron los familiares de Daniel a la prensa.

Los homicidas permanecen en libertad hasta que el Superior Tribunal de Justicia resuelva y la sentencia quede firme.

Fuente: Cuarto

Imagen del mural en homenaje a Daniel Solano. Foto: La Retaguardia

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *