Actualidad

J. V. González | #MásLucesMenosRuidos. Piden pirotecnia sonora cero

                               Por Claudia Alvarez Ferreyra

Lauty, Constantino, Efran, Paula, Joaquín, son algunos/as de los/as niños/as con TEA (trastorno del espectro autista) en J. V. González. La pirotecnia sonora les daña, por eso ayer sus familias en el marco de la Campaña Más Luces Menos Ruidos organizaron una actividad para concientizar sobre este tema y apelan a que todos/as pongamos el esfuerzo en la construcción de una sociedad más inclusiva. Estuvo presente la organización Familias TEA Salta.  Acompañaron las proteccionistas Yuli Abregú y Paola Cuellar porque los animales no humanos también sufren por el uso de pirotecnia.

Vale recordar que los/as concejales se han negado a reglamentar el uso de pirotecnia en la ciudad y desde el ejecutivo municipal tampoco han tomado la iniciativa de hacerlo.

Ada Sanchez es referente de Familias TEA Salta,  mamá de Nahuel de 8 años quien tiene autismo. Ella es oriunda de J. V. González pero vive desde hace años en capital y vino con su pareja Eduardo a apoyar la actividad que se realizó este domingo. La problemática para quienes tienen esta condición de vida ante el uso de la pirotecnia sonora se da por su  hipersensibilidad auditiva. “La pirotecnia afecta de forma grave sus sentidos porque ellos sienten tres veces más que nosotros el sonido, hasta pueden sentir ruido de la caída de un alfiler así que imagínate cómo pueden sentir una bomba de estruendo”, nos instruye Ada. Es el uso de la pirotecnia que supera los 86 decibeles la que piden no usar “para que nosotros podamos pasar las fiestas en paz con nuestros niños”, expresa.

El daño puede prologarse más tiempo que el que dura hacer explotar una bomba de estruendo o un mortero. “A veces les cuesta autoregularse, volver a su vida diaria, hay niños que pueden tardar horas, semanas, a veces un mes, porque al escuchar un estruendo a ellos  les duelen los oídos y la cabeza”, explica la mamá. Desde Familias TEA Salta donaron 5 protectores auditivos ayer, “hay que enseñarles a usar, es una ayuda para ellos, no es que no van a sentir el ruido pero lo van a sentir mucho más leve”, comenta.

La situación que describen padres  y madres sobre cómo tienen que pasar las fiestas de fin de año es triste. “No solamente afecta al niño sino a la familia en sí porque nosotros  tenemos que pasarla abriendo regalos en un baño, en una habitación. A veces los chicos se llegan a meter también bajo la cama”, nos dice Ada.

El mensaje para concejales y el ejecutivo municipal es el siguiente: “lo que a ellos les divierte, tirar pirotecnia, para otras personas es una frustración, es un dolor, es un camino muy difícil lo que nosotros tenemos que transitar en estas fiestas cuando también tendríamos que poder festejarlas y estar felices como ellos lo están. Que se pongan una mano en el corazón y que vean que nosotros también necesitamos tener fiestas en paz. Es muy triste que acá no se pueda tratar la pirotecnia sonora cero porque en Salta Capital, el intendente sí logró firmar. Ahora veremos si se cumple, es muy difícil”, sostiene Ada. En capital también consiguieron esta medida “en lucha”, “los medios de comunicación ayudan muchísimo, allá el concejo tampoco nos daba importancia hasta que recurrimos a los medios. Nos gustaría que muchos municipios se adhieran. La regulación de la pirotecnia depende mucho de los concejos deliberantes porque a veces son los mismos intendentes los que ponen las trabas. La pirotecnia es un negocio, es un ingreso para el municipio pero lo que para ellos es un negocio para nosotros es una frustración”.

La campaña Más Luces, Menos Ruido surgió como una movida de varias provincias del noroeste argentino, donde las organizaciones  hicieron pedidos de  pirotecnia sonora cero.

Según una encuesta de la Red Federal Padres Tea, cada 58 niños nace uno con autismo, dice Ada.  Agrega que no hay estadísticas oficiales y que por eso mismo pedían este año la reglamentación de la ley nacional del autismo 27.043.

Maria Susana Quiquinto (TEA padres Anta), mamá de Constantino de 6 años, sobre la actividad realizada resume “Fue un momento lindo a pesar de que hubo poco acompañamiento de la gente. Nos acompañaron nuestras familias, amigos y personas que saben lo que es el día a día. La gente nos apoya pidiendo que se dé el proyecto de regulación para la pirotecnia”.

Andrea Staiger Barbero (Tea Padres Anta), mamá de Lauty por su parte dijo que “esperaba más apoyo de la población, si no nos unimos como sociedad no vamos a llegar a ningún lado”.

Acerca de la reunión que mantuvieron con concejales, Maria plantea “Pedimos la regulación de los productos que superan los 86 decibeles y que los afectan a  nuestros niños, son 6 productos. Si los concejales se hubieran puesto la mano en el corazón podrían haber llamado a una extraordinaria y sacar una ordenanza que regule esto. Pedimos respeto y que podamos pasar unas fiestas sin crisis en nuestros niños”.

Realizaron una marcha simbólica por la Avda. General Güemes

 

Los animales, en particular los canes también sufren ante el uso de la pirotecnia. Yuli Abregu integra la organización Super Guau al rescate y explica: “Los animales sufren mucho los ruidos, y se ponen mal. Hay gente que los ata en el fondo de la casa y a eso no lo tienen que hacer. Tienen que dejarlos sueltos pero encerrarlos en alguna habitación sino salen locos por la calle, los aprietan, muerden, se pierden. Tienen que tratar si ven algún animal en la calle, que está desesperado abrirle la puerta para que entre a la casa y después al rato los dejas salir hasta que pasen todos los ruidos. Los perros son los que más sufren.  Hay gente que los medica, les da gotitas, hay muchos que no saben eso o no lo quieren hacer”, dice la proteccionista. Para ella, “por los animales, por los niños con autismo, por los ancianos, y por quienes están sufriendo en los hospitales, no debería existir ya la pirotecnia con ruido”.

El mensaje de Yuli  para la sociedad es que “no tiren cohetes que sean muy estruendosos, que usen más luces o hagan otra cosa, que concienticen a los chicos, que les enseñen que hace mal la pirotecnia, ellos también se queman, también sufren”.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *