El hombre violaba a su hija siendo pequeña, ella lo denunció recién al cumplir la mayoría de edad.

El Juez Ramon Haddad de la Sala II del Tribunal de Juicio de Metán juzgó los hechos y  condenó a un hombre de 56 años por  abusar sexualmente  de su hija entre los 11 y  13 años. 

El hombre estaba imputado por los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante en concurso real y abuso sexual con acceso carnal agravados por la situación de convivencia preexistente con una menor de 18 años que era su hija.

La causa se originó en el mes de Mayo de 2018, luego de que la denunciante, hoy mayor de edad, relatara los hechos ocurridos cuando ella tenía 11 años y convivía con su padre.

Según detalla el Ministerio Público Fiscal, el padre aprovechaba que la madre salía a trabajar para cometer los abusos en contra de la menor y estas situaciones se repitieron y fueron subiendo de tenor en el tiempo, hasta que cumplió 13 años.

Era violento con la madre de la niña: Los abusos culminaron cuando el acusado fue excluido del hogar por una causa de violencia de género en contra de su pareja.

La menor no había comentado con nadie las situaciones de abuso sufridas ya que si bien no convivía con su padre, éste amenazaba a su madre con frases como “si llego a ver a (la menor) con alguien, las mato a las dos” o “no la quiero ver con ningún amigo”.

Una vez  iniciada la investigación y tras la declaración de la damnificada, el acusado quedó detenido y fue imputado. En el informe psicológico se corroboró que la víctima presentaba características propias del Síndrome de Acomodación de Abuso Sexual Infantil, lo que produjo un estado de angustia profunda producto de la dolorosa convivencia que tuvo junto a su padre.

Durante las audiencias de juicio se confirmó la hipótesis de la investigación planteada por el ministerio público fiscal representado por Gonzalo Gomez Amado (Fiscal de J. V. González) fortaleciendo la acusación.

El juez Ramón Haddad  determinó la culpabilidad del acusado y lo condenó  a la pena de 12 años de prisión efectiva. En el mismo fallo, se dispuso que se le extraiga material genético por parte del Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), previa asignación del Dato Único de Identificación Genética (DUIG), para su incorporación en el Banco de Datos Genéticos

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *