Actualidad Derechos Humanos Provincia

Cachi | Comunidad diaguita denuncia ante el Comite Nacional para la Prevención de la Tortura y la Fiscalía de DDHH

Reproducimos un #Comunicado

La Comunidad Diaguita Kallchaki La Aguada, miembro de la UPND Salta con personaría jurídica provincial N°319 /18, denuncia ante el Comite Nacional para la Prevención de la Tortura y la Fiscalía de DDHH, la privación ilegítima de la libertad, tratos crueles, inhumanos, degradantes y tormentos sufridos en territorio ancestral por parte de autoridades y miembros del Pueblo Diaguita. Hechos gravísimos, constitutivos de violaciones a los derechos humanos colectivos e individuales que ameritan una respuesta urgente a fin de evitar que se repitan y se solicita que se investigue y castigue a los responsables.

El día 5 de febrero sin exhibición de orden judicial, la policía de la provincia de Salta, a cargo del comisario Suarez, ingresa sin autorización al territorio comunitario donde existen viviendas, zona de secado de verdura, corrales y pastoreo de nuestros animales y sitios sagrados. Al constituirse en el lugar, dos de nuestros hermanos delegados, dialogan con el Comisario y se presentan como autoridades colectivas informando a los auxiliares de la justicia que dicho territorio se encuentra en la posesión ancestral, actual y pública del Pueblo Diaguita, en el marco de la Constitución Nacional, Art. 75 Inc. 17 y 22, territorio relevado por la ley de orden público 26160, Código Civil y Comercial de la Nación, Convenio 169 de la OIT, Declaración de las Naciones Unidas y demas normas concordantes, por lo tanto se solicita el retiro del personal policial y la máquina de la Empresa Puna que se encontraba usurpando y destruyendo el territorio comunitario. El comisario, lejos de escuchar la petición, de manera despectiva contesta a los hermanos presentes que él solo defiende a la propiedad privada y que no se irán de lugar. Pese a que se lo requieren, no exhibe ninguna orden judicial ni da explicaciones del operativo.

A las 8:20 llega el Inspector Supervisor Corimayo, con más policías, a quien se le hizo el mismo informe y solicitud que a Suarez. Éste respondió de forma prepotente: “yo defiendo la propiedad privada..” e inmediatamente dio la orden de reprimir.

En ese instante, en primer lugar empezaron a reprimir con golpes a los hermanos presentes y luego, los policías empezaron a lanzar piedras hacia los miembros de la comunidad dejando severas heridas a varios de ellos.

En el trascurso de la hora que duró el operativo ilegal de represión en el territorio ancestral fuimos víctimas de golpes de puño, patadas, ahorcamiento, golpes en la cabeza, piedrazos, corriente eléctrica mediante “picana”. A una de nuestras autoridades Diaguita varios policías masculinos la golpearon, uno la toma del cuello ahorcándola. Un menor de edad, cuenta como las piedras le lastimaron la espalda. Él mismo fue unos de los detenidos durante el operativo. Mientras lo subían al patrullero recibió golpizas por distintos policías y uno de ellos le sustrajo el celular. Otro hermano miembro comunitario fue golpeado en la cabeza quedando inconsciente, al caer al suelo y estando tirado es golpeado y pateado. Mientras se encontraba en el suelo, un policía saltaba sobre él pisándole la cabeza. Después de realizar varias veces esa agresión, lo levantó para volver a tumbarlo contra el piso y continuar golpeándolo. Al ser subido al patrullero fue nuevamente golpeado por varios policías, siendo picaneado reiterada veces. Otro de los hermanos detenidos ilegalmente también sufrió descargas eléctricas en su cuerpo cuando fue subido al patrullero. El Delegado y comunicador Diaguita que se encontraba registrando el atropello fue llevado violentamente del cuello dejándolo sin respiración y de esa forma lo llevaron al patrullero para ser detenido.

Una hermana relata que se acerca al lugar del conflicto con su bebé en brazos y cuando quiere acercarse al lugar donde estaban reprimiendo un policía le impide el paso y la amenaza diciéndole: “si pasas te quitamos la guagua”. Otras hermanas y hermanos sufrieron piedrazos en los tobillos, panza, y golpes de distinta índole durante la hora que duro el ataque policial.

Luego de golpear a mujeres, niños/as, y ancianos/as a las 9 hs aproximadamente se llevaron detenidos a seis refererentes Diaguitas, entre ellos un menor de edad.

Paralelamente un habitante de Cachi y familiar de miembros de la Comunidad es interceptado por un patrullero mientras se encontraba en el pueblo y sin mediar ninguna explicación fue detenido.

Todos los detenidos fueron llevados a la comisaría de Payogasta, cuando por competencia territorial debieron ser llevados a la comisaría del pueblo de Cachi.

En ningún momento a ninguno de los detenidos se les leyó el acta de detención y/o demora ni se les explicó el motivo por el cual estaban detenidos. De la misma forma los mantuvieron incomunicados no permitiendo que familiares y miembros Comunitarios que se acercaron a la comisaría pudieran verlos ni constatar el estado de salud de los mismos. Tampoco exhibieron ninguna orden judicial que dispusiera la incomunicación de los detenidos y demorados.

Aproximadamente a las 14:00 hs. del mismo martes todos los detenidos fueron liberados tras la presentación de un Habeas Corpus y luego de la gran presión comunitaria y social, y el acompañamiento masivo de medios alternativos de comunicación quienes denunciaron nacionalmente e internacionalmente el atropello.

Es preciso poner de resalto que el Territorio Diaguita donde sucedieron estos aberrantes hechos constitutivos de violencia institucional, se encuentra relevado por el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, habiéndose constatado la posesión actual, tradicional y pública de nuestra Comunidad Diaguita Kallchaki La Aguada. No obstante ello, los supuestos titulares registrales de la Bodega Puna Javier Monteros y María Carla Morizzio, intentan usurpar estas tierras, para extender su codicia y usura a través de su empresa vitivinicola.

Realizamos la presente denuncia ante los organismos que corresponden, por los tratos crueles, inhumanos y degradantes y las torturas sufridas por nuestros referentes comunitarios, tal como lo establece el artículo 1 de la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes y ratificado en el Artículo 1 de la Ley Nacional N° 26827, en la privación de libertad transitoria del día mencionado que encuadra en la definición del artículo 4 de la Ley Nacional N° 25932.

Se les solicita de manera urgente ponga en conocimiento a todos los miembros del Comité del asunto para poder darle tratamiento y poder realizar cualquier acción preventiva que esté a su alcance para evitar nuevas situaciones de represión y tortura en nuestro territorio.

Como Pueblo Nación Diaguita afirmamos que el espacio territorial que pretende usurpar Bodega Puna, es espacio de uso comunitario, del que la Comunidad Diaguita Kallchakí La Aguada tiene posesión ancestral, actual, tradicional y pública, y que quienes pretenden usurpar este territorio utilizan su poder económico para intentar desinformar a la ciudadanía a través de medios corporativos de comunicación, y con operadores mediáticos envestidos de periodistas quienes han vertido información falsa e incorrecta y han calumniando e injuriando a nuestros referentes y autoridades. Dichos personajes serán denunciados por las vías que correspondan.

NUNCA MAS REPRESIÓN Y VIOLENCIA INSTITUCIONAL POLICIAL HACIA LOS PUEBLOS ORIGINARIOS NI NADIE QUE LUCHE POR SUS DERECHOS!!!

POR JUSTICIA; MEMORIA; IDENTIDAD Y TERRITORIO!!

Contactos:
0387 4892412
0387 4520651
uniondiaguitasalta@gmail.com

Parte de Prensa UPND-SALTA

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *