Actualidad Anta Las Lajitas

Río del Valle | El basural crece sin soluciones ambientales

El río del Valle, en su paso por Las Lajitas, refleja los hirientes contrastes de este municipio anteño de unos 15 mil habitantes, donde el extenso basural a cielo abierto es el recorrido diario de familias que se disputan la basura con los cerdos y conviven con aguas residuales, insectos, alimañas y bacterias.

El vertedero se encuentra ubicado en el terreno de un antiguo cauce de río del Valle, a poca distancia del perímetro urbano de ese municipio. “Se accede por un camino natural de tierra, que en épocas de lluvia resulta imposible de transitar con vehículos cargados”, indica un estudio que la Auditoría General de la Provincia realizó entre 2001 y 2013.

“Se trata de un basural a cielo abierto, se caracteriza por la presencia de gran cantidad de animales que deambulan en el lugar, cirujeo y aves de rapiña”, dice el informe, en el que se observa que jamás se hizo sobre esa superficie un estudio de impacto ambiental y social. “No se ha podido verificar documentación que demuestre que las autoridades municipales hayan llevado a cabo tareas destinadas a planificar la remodelación y la recuperación del terreno afectado al relleno sanitario”, ahonda el informe. Y añade: “En el municipio no se han implementado mecanismos destinados al adecuado manejo de los residuos, así como disposiciones y acciones para fomentar tal manejo, como ser reciclaje, tratamientos distintos para diferentes materiales, reducción en origen y/ o reutilización de los mismos”.

A seis años de aquellas conclusiones, la situación del basural que apesta a pobladores de Las Lajitas no se modificó para mejor, sino que empeoró.

Es común ver que vecinos transitan por el basural.

Un vecino, Mauro Goldman, se contactó con este diario para recordarnos el drama que viven en el pueblo con este basural que se extiende y contamina cada vez más, sin que existan planes para dar alguna solución. “La problemática es muy grave, el basural se encuentra muy cerca de la escuela técnica y en plena playa del río del Valle y la basura ya está cayendo al cauce del río. La contaminación cada vez es más grande”, dijo Goldman.

“Este problema ya pasó por varias etapas. La Municipalidad, cuyo intendente es Alberto Fermani, no hace absolutamente nada, aunque sabemos que en el presupuesto aprobado en años anteriores se disponía de dinero para hacer un relleno sanitario, que nunca se hizo”, agregó el vecino, y detalló: “Al Concejo Deliberante se le pidió que interviniera en este problema que es de todos, y tampoco hizo nada. Les pedimos a los ediles que controlen a dónde fueron destinados los fondos que se aprobaron para solucionar este problema y nada. Por eso, cansados y sin ninguna solución a la vista, es que acudimos a El Tribuno”.

Mauro Goldman, en representación de la comunidad de Las Lajitas, pidió a la Secretaría de Ambiente de la Provincia que envíe profesionales para medir el nivel de contaminación del basural y para que comprueben cómo está afectando la salud y la calidad de vida de la población.

Las consecuencias de una mala disposición de los desechos van más allá del daño al ambiente, también es dañino para la salud. Males respiratorios, daños en la piel, irritación en los ojos, alergias y presencia de microorganismos que podrían transmitir enfermedades figuran entre las posibles secuelas de no administrar adecuadamente estos residuos.

Cerdos, perros, ratas deambulan entre la basura.

Un estudio realizado por especialistas encontró que, en poblados con un mal sistema de recolección, eran más comunes las infecciones respiratorias agudas, los parásitos intestinales, la diarrea y el dengue, entre otros males. Además, el hecho de vivir rodeados de basura, como les pasa a los estudiantes de la Técnica de Las Lajitas, no solo daña la salud física, también la emocional. “Genera ansiedad y depresión”, aseguran estudiosos

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *