Provincia Salud

Denuncian la primera muerte por meningitis y mala atención médica

Desde el 26 de enero a la fecha no se activó el protocolo de bloqueo de la enfermedad.La madre de la joven fallecida culpa al menos a cuatro profesionales del Joaquín Corbalán.

La familia de una joven de 19 años que murió de meningitis bacterial a fines de enero denunció a los médicos que atendieron a su hija en el hospital Joaquín Corbalán por mala praxis, cuyo diagnóstico tardío derivó en el fallecimiento de su hija a los pocos días de haber sido erróneamente diagnosticada con “una infección renal”.

La referencia sanitaria de su fallecimiento, con fecha 26 de enero en el hospital San Bernardo de Salta capital, indica que ingresó el 10 del mencionado mes con fuertes dolores de cabeza, rigidez del cuello y ojos muy inflamados. Increíblemente, hasta la fecha la familia no recibió las medidas preventivas para este tipo de enfermedades bacteriológicas, ni siquiera se ha desarrollado una vigilancia epidemiológica en tono a la familia y el proceso conocido de todo el protocolo sanitario, para impedir el recrudecimiento de la enfermedad.

Nancy Cárdenas llegó con cefaleas, fatiga y dolor en el cuello. Su madre, María Laura, insistió sobre los síntomas al médico de la guardia del nosocomio de Rosario de Lerma, para buscar una derivación a un neurólogo en el hospital San Bernardo.

“La médica me dijo que le íbamos hacer unos análisis y una radiografía. Luego le aplicaron unos calmantes para los dolores de cabeza y el cuerpo. Al volver a casa mi hija seguía descompuesta, aunque los dolores de cabeza no eran tan intensos. Entonces decidí volver por la guardia para que la revisen”, cuenta la madre.

Pero en vez de encontrar alivio para su hija, quedó más desconcertada: “El otro médico que la atendió a mi hija le dio Diclofenac, porque según él tenía cálculo renal. Pero mi hija me decía que no aguantaba el dolor de cabeza. El médico dijo que no nos preocupemos porque quizá los remedios le cayeron mal porque mi hija no había comido”.

Todo esto ocurrió entre la mañana del martes 9 de enero y la tarde del mismo día. Nancy durmió dos horas y despertó vomitando. “Le dije a mi hijita, vamos a la guardia, algo te está pasando. Cuando llegamos le dieron poca importancia a su malestar y decidieron internarla. Le dieron algo para la alergia; cambiaron el diagnóstico”

Al otro día, miércoles, seguía igual, sin mejoras. Cuando revisaban a los internados, la madre le hizo ver a otra médica los análisis realizados en el mismo hospital de Rosario de Lerma. “La doctora cambió la cara, me dijo que mi hija tenía que ser enviada al San Bernardo. Ese día mi hija estaba con los ojos muy inflamados, apenas ingresó a emergencias una neuróloga la atendió y me preguntó por qué la habían derivado recién, y le dije que era por un problema renal, y ella me contestó, “No madre, tú hija tiene meningitis'”

Nancy aguantó su padecimiento unos días más. Los médicos hicieron lo que pudieron en el hospital de Salta capital. La joven de 19 años murió el 26 de enero a las 10 de la noche, por un cuadro agravado de meningitis bacterial.

Sin bloqueo sanitario

María Laura Burgos, la madre de la joven fallecida, contó a El Tribuno que desde el día de la muerte de su hija nadie fue a ver a la familia. “Tenemos temor de que alguien de nuestra familia esté infectado, o con algún tipo de riesgo. Nosotros denunciamos a los médicos y al hospital por mal desempeño de sus funciones, la mala atención contribuyó al agravamiento de mi hija”.

El Tribuno consultó a la gerencia del hospital Joaquín Corbalán sobre los protocolos de referencia que deben ser aplicados para estos casos. La respuesta fue que “se está investigando cómo fue el proceso de atención de la joven antes de ser internada en el San Bernardo y por qué los bloqueos sanitarios no se habían realizado”.

En Salud no lo tienen registrado

Consultadas las fuentes del Ministerio de Salud, solo informaron que tienen conocimiento de 18 casos notificados oficialmente, donde no figura el caso de Rosario de Lerma. Se entiende que las medidas preventivas abarcan desde los bloqueos urgentes, búsqueda de huellas y vigilancia del proceso del grupo familiar, si es que se presentan cefaleas u otro tipo de síntomas característicos de la meningitis.

(El tribuno)

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *