Actualidad Derechos Humanos Provincia

Terrorismo de Estado | Nuevos testimonios contradicen a Lona

Nuevos testimonios  contradicen a Lona

La nueva jornada del juicio por lesa humanidad que se le sigue al exjuez Ricardo Lona estuvo dominada ayer por testigos de la Fiscalía que aseguraron, en líneas generales, que se “podría haber investigado más” tras la desaparición del exgobernador Miguel Ragone.

Los hechos sucedieron en Salta el 11 de marzo de 1976, a las 8, cuando una patota parapolicial secuestró al exgobernador a la vuelta de su casa. Durante el “operativo” asesinaron a Santiago Arredes e intentaron asesinar a Margarita Martínez de Leal. La Fiscalía acusa al exmagistrado por “encubrimiento” e “incumplimiento en los deberes de funcionario”.

Lona aseguró en la primera audiencia que hizo todo lo que pudo en una causa que lleva abierta una herida de más de 43 años. El Tribunal Oral Federal II (TOF) está constituido por Gabriela Elisa Catalano, Juan Carlos Reynaga y Gabriel Eduardo Casas.

El primer testimonio que se escuchó ayer fue el del actual ministro de Gobierno, Derechos Humanos y Justicia de Salta, Marcelo López Arias.

El abogado que por los tiempos del terrorismo de Estado asistía a los presos político dijo que con la vuelta a democracia, en 1984, los familiares del gobernador desaparecido le dieron la representación legal.

“La causa no se movió”, dijo el actual ministro de Urtubey. “Se tendría que haber hecho otra investigación que no sea el robo de autos. Tendría que haber avanzado mucho más en investigar a la gente de Santiago del Estero”, señaló López Arias.

El funcionario afirmó que gracias a su investigación pudo llegar a Domingo Nolasco Rodríguez, quien también buscaba información por la muerte de su hermano Oscar, en el año 1977.

Describió que de ahí surgió el dato sobre “policías intocables” vinculados al mayor del Ejército, Juan Carlos Grande, que actuaban bajo la órbita de la Triple A. “Eran los intocables del operativo Ragone; porque así los denominaban”, dijo. Y nombró a Andrés Soraire de la denominada “Guardia del monte”, un grupo de tareas parapolicial.

También dijo que en su tarea de abogado de presos políticos los que quedaban a disponibilidad del poder Ejecutivo quedaban bajo el cuidado del Juzgado Federal, en ese momento a cargo de Lona.

Por último habló sobre el testimonio de Víctor Vilte, que fue llevado a declarar ante el entonces secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde, dando todos los detalles del secuestro a Ragone. Ese testimonio será admitido como prueba para el presente debate.

En tanto que Blanca Silvia Lescano dijo que a su papá lo secuestraron en Santiago del Estero, el 13 de marzo de 1976; dos días después de Ragone. “Nadie investigó los autos que tenían chapa santiagueña. Nunca investigaron la pista de Musa Azar ni el Pozo de Vargas”, dijo Lescano.

La testigo vinculó el enterratorio clandestino donde encontraron los restos de su padre con el denominado Operativo Independencia, el cual fue un plan sistemático de exterminio. “Nadie podía circular por las rutas del norte sin ser controlado. Y los secuestradores de Ragone circularon tranquilamente sin ser encontrados”, relató.

Sandra Mabel Siegrist fue testigo presencial del secuestro. Tenía 16 años y se iba a inscribir al Colegio Nacional. Describió los ruidos de los autos, cómo sacaron a Ragone, su vecino, inconsciente de la parte de adelante de su auto y lo colocaron detrás. Vio cómo perdió su zapato. Describió las ametralladoras y la ráfaga que asesinó a Arredes. Volvió corriendo a su casa y luego con su madre fue llevada a declarar a la comisaría Primera. Nunca vio a Lona ni tampoco fue convocada para declaración alguna.

Héctor Manuel Canto nombró una investigación que se realizó, por medio de una comisión de senadores, sobre Ragone y la causa Palomitas.

Carmen Inés Ilvento dijo que estuvo cerca del cuerpo de Arredes. La mujer aseguró ayer que no se hicieron investigaciones, peritajes ni realizaron preguntas.

Los que declaran hoy

El juicio seguirá hoy. En la lista de la presente jornada había 10 testigos, de los cuales solo llegarán tres: René Mateos Cancino,
Pedro Esteban Olea y
Teresa López.
Jorge Carlos Albretch dijo que “no quiere” declarar por lo que la Fiscalía ya dispuso que sea llevado por la fuerza pública.
Para adelantar el proceso convocaron para hoy a Gregorio Caro Figueroa, Juan Carlos Villamayor,
Osvaldo Alfredo Vargas Flores y Mirta Josefa Torres, quienes estaban convocados para semanas siguientes.

Fuente: El Tribuno

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *